Al AMOR,  Be happy

La magia existe.

¿Existe la magia? Decididamente, sí. Hace unas semanas viví el día más bonito de mi vida. Fuimos capaces de juntar en un mismo sitio, a una misma hora a tanta gente tan importante para nosotros. Mágico, ¿Verdad?

Pasé una de las mañanas más bonitas y tranquilas, con profesionales que me trataron con mimo, cariño y mucha paciencia. Y luego comenzó todo lo mejor. De camino a casa me mentalicé de que esto pasaría y no volvería. Mi único fin era disfrutar, reír y ser feliz.

Es muy bonito cuando te lo cuentan pero aún más cuando lo vives. En la entrada hacia el mejor destino de mi vida, mi querido padre me dijo: Ana, esto solo pasa una vez en la vida. ¡Disfruta y vamos a ello! Y con una emoción visible en los ojos me lancé, siempre de su brazo, hacia el mejor camino que jamás recorreré. Un camino que me promete amor, recuerdos, momentos complicados y menos complicados y su eterna compañía.

Es difícil ponerme a agradecer a tanta gente como nos acompañó y todo lo que ese día nos dio. Hubo risas, muchos besos, bailes que quedarán para siempre en nuestros recuerdos, bingos que cantaron alegría y algún que otro tongo. Cumpleaños que nunca se olvidarán. Videos que me emocionaron ese día y siempre lo harán. Y detalles que nunca podremos olvidar.

Hoy veo esas fotos y no me reconozco. Desde que me levanté algo en mi cordura y mi corazón me dijo, sonríe, disfruta y valora lo que hoy la vida te está regalando. Hoy todo parece un sueño. Veo a esa Ana de las fotos y pienso: ¡Qué ilusa más feliz! Y así lo viví. Fueron muchos meses de preparación, de mil detalles siempre pensando en ellos, de mil cosas que les alegrara el día, música que les emocionara, mil lágrimas imaginando cada momento. Mil ensayos en la cocina de casa, donde ya nos habíamos casado previamente varias veces. Y ese día, nos tocaba a nosotros. Era nuestro momento, el día y el lugar de gritar al mundo que la vida nos había regalado el amor de nuestras vidas y queríamos festejarlo con todos. Con los papis que tanto nos han apoyado en esta relación, dejándonos las idas y venidas en coche cada fin de semana, respetando cada decisión que íbamos tomando tanto personal como profesionalmente, y siempre siempre apoyándonos en cada paso que dábamos. Con los hermanos, que nos acogieron a cada uno respectivamente como uno más en la familia. A los amigos, los eternos amigos. Que a pesar de las distancias diarias nos acompañaron y acogieron desde el minuto uno y que me bautizaron como la matriarca, un gran honor. A la familia, la de aquí y la de allí.

Cuando una persona valora todo lo que tiene, es cuando realmente conoce la felicidad. Un día conocí al amor de mi vida y todo lo demás vino por añadidura. Vendrán momentos de dificultad, días en los que añoraré otros momentos. Pero si juntamos los valores que nuestros padres nos han inculcado, la experiencia que la vida nos está dando, estoy segura que nuestra lucha y andadura será siempre un camino bonito, donde lo menos positivo no apagará los días tan bonitos que estamos coleccionando en nuestra historia. Porque ahora empieza lo bueno.

Ama, ámate y siempre ama. Desde el amor, todo se puede.

Que tengas una feliz semana. Muchas gracias por leerme y de todo corazón deseo que disfrutes con cada lectura. Con esto declaro oficialmente inaugurado…. 

¡El fin de semana! 

OC_CIRCULAR_CMYK.jpg

FOTOGRAFÍA

Mirian González

www.mirianfotografia.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: